agosto, 2020

¿A qué edad debo congelar mis óvulos si retraso la maternidad?

Por Juan Íñiguez Tornero, director Laboratorio UR IMED Valencia

En los últimos años, la edad a las que las mujeres deciden ser madres se ha incrementado de manera notable. Hoy en día la media en España para tener el primer hijo supera los 32 años. Si deseamos posponer la maternidad con garantías, la edad de 36 años es el límite para obtener los mejores resultados.

El retraso en la maternidad está influido por distintos factores, como pueden ser los sociales, familiares o económicos. Este hecho puede llegar a significar una reducción en las posibilidades de gestación con los propios ovocitos por lo que los profesionales sanitarios deberían de informar a la sociedad del efecto perjudicial de la edad sobre la fertilidad femenina. Es por ello que la preservación de la fertilidad debería de ser ofrecida como una medida preventiva, si bien, también debería informarse a las posibles usuarias de esta técnica que el proceso no implica siempre garantía de éxito y que el grado de éxito está estrechamente relacionado con la edad.

¿Qué edad sería más recomendable para preservar?

Si bien no existe una edad concreta para vitrificar ovocitos, debemos tener en cuenta que no se tiene constancia de nacidos vivos tras vitrificación de ovocitos por encima de los 45 años y muy pocos por encima de los 42. Por tanto, no sería recomendable vitrificar ovocitos por encima de esa edad. Siendo los 36 años el límite de edad para obtener los mejores resultados.

¿Qué número mínimo de ovocitos se deberían vitrificar?

No existe un número ideal, pero este también vendrá determinado por la edad de la mujer. Según algunos estudios en mujeres menores de 35 años con entre 10-15 ovocitos se alcanzarían cerca de 85% de éxito en la consecución de una gestación. A partir de los 36 con un número similar estaríamos hablando de 35% de éxito.

¿Cuánto tiempo pueden estar congelados?

La criopreservación de los ovocitos se lleva a cabo a través de una técnica de congelación denominada vitrificación que consiste en una congelación ultrarrápida que evita la formación de cristales de hielo. De esta manera los ovocitos pueden permanecer criopreservados a priori de forma ilimitada y, una vez se produzca la desvitrificación, las tasas de supervivencia suelen ser bastante elevadas por encima del 80%, aunque de nuevo aquí la calidad del ovocito -que también se relaciona con la edad- limitará esta capacidad de éxito.

Si quieres ampliar información sobre la preservación de la fertilidad femenina reserva una primera consulta gratuita con nosotros

¿Quieres que te informemos sobre nuestros tratamientos o técnicas? ¿Tienes alguna duda?

Déjanos tu teléfono y nosotros te llamamos




He leido y acepto el aviso legal y la política de privacidad

IMED Valencia UR Vistahermosa

Seguimos atendiendo su 1ª visita o su consulta por video llamada. Más información contacte con la Unidad